Noticias de hoy

F2: Colapinto finalizó en el 13° puesto en la Feature Race en Mónaco

Carburando

Opinión

Dios se fue con Dios

Carta a Juan María Traverso, quien nunca se irá de quienes lo siguieron y disfrutaron de su presencia arriba y abajo de un auto de carreras.

Dios se fue con Dios
Dios se fue con Dios

Flaco querido, cómo te vamos a extrañar... La verdad es que nos dejaste helados cuando nos enteramos de la noticia de tu viaje a la eternidad. Hoy, todavía conmovidos, muchas cosas pasan por nuestros corazones y no es fácil resumirlo en pocos párrafos.

Has dejado una marca en el automovilismo, el norte, la huella y el camino. Fuiste un adelantado en el profesionalismo en la actividad que mal o bien, ha sido fundamental en el avance de este deporte en Argentina en los últimos años. Es una pena que tu viaje se haya iniciado en medio de una disputa política en la cual, de manera muy inteligente, nunca te metiste. 

Tuviste una visión adelantada. Supiste leer lo que el automovilismo necesitaba para mantenerse y para conservar esa estirpe del deporte que amaste desde sus inicios con un Torino en las rutas que proponía el Turismo Carretera.

Se habla mucho de vos en estos días. Se hablará por mucho tiempo. Has pasado a la inmortalidad y tu recuerdo permanecerá en todos los que sentimos y adoramos al automovilismo. En este momento de frases hechas y de despedidas sinceras, no puedo hacerlo porque no existen las despedidas para quienes no se han ido. 

El legado de Traverso permanecerá en cada piloto, cada prearador, cada club, cada institución. No sé si en cada dirigente, eso lo dejo a tu criterio, pero estoy seguro de que muchos seremos los que mantendremos tu idea y tu visión de las carreras y de los "corredores" como vos decías al referirte a los pilotos.

Has partido de este mundo, pero seguirás viviendo en el corazón de los que queremos al automovilismo. Mas allá de lo que estás leyendo desde el cielo, con tantas despedidas de amigos, colegas pilotos y ex pilotos, rivales, y preparadores, quedate con el reconocimiento de quienes te subieron al sitio más preciado de la idolatría: el de la gente que te ha seguido por años desde un alambrado en la ruta, en un autódomo, en la radio de una cocina, o de un auto, en la televisión del comedor y en la compañìa de tantos almuerzos. Esa gente te llevó al lugar de ídolo en el que vas a permanecer.

Tu talento y tu destreza arriba de un auto nunca se olvidarán. Tu personalidad agrandó la leyenda, y quiero que sepas que muchos seguiriemos en tu huella.      

Hasta siempre, querido Juan...

Recibir mas informacion sobre
Dios se fue con Dios

Lo mas leído

TC2000

Ver todas

MotoGP

Ver todas

TCR South America

Ver todas

Internacionales

Ver todas

Turismo Nacional

Ver todas

Córdoba Pista

Ver todas

Sport Prototipo

Ver todas